Saltar al contenido
Versos biblicos

“Tu cuerpo es un templo”

“Comida para el estómago y comida para el estómago”, pero Dios destruirá a ambos. El cuerpo no está diseñado para una conducta sexual inapropiada, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. Por lo tanto, nuestros cuerpos no son nuestros para hacer lo que queramos. Sin embargo, dadas estas limitaciones, Dios espera que podamos seguir una dieta equilibrada y pautas de ejercicio.

El apóstol Pablo dijo que nuestros cuerpos son el templo del Espíritu Santo. El cuerpo humano se compara con el templo en las Escrituras, y mantener ese templo requiere hábitos adecuados. Dado que Cristo nos dio estos cuerpos como un regalo temporal, debemos ser honrados con ellos. Esto significa que debemos evitar cualquier cosa que nos tiente a infectarlos por mala conducta sexual u otros pecados. Los seres humanos somos responsables ante Dios por la forma en que cuidamos nuestros cuerpos. La analogía de un templo apunta al templo de Jerusalén que Pablo conocía en ese momento. Este templo era una versión reconstruida del magnífico templo que Salomón había construido hace mucho tiempo.

¿Qué significa que el Cuerpo es el templo del Espíritu Santo?

Pero nuestro mundo está lleno de oportunidades para abusar de nuestros cuerpos. Muchas “comidas rápidas” comunes tienen muy pocas vitaminas y minerales importantes y en realidad están llenas de grasas, azúcares y sustancias químicas que destruyen la buena salud. Parte de este proceso de limpieza del templo puede ser la eliminación de algunos de los ídolos que hemos conservado durante un tiempo. Cada vez que la basura entraba al templo de Dios, alguien trataba de tirarla.

Hoy en día se ha publicado más información sobre la salud que en cualquier otro momento de la historia de la humanidad. Numerosas investigaciones y avances en las ciencias de la salud nos hacen comprender mucho mejor lo que podemos hacer para lograr y mantener un buen nivel de salud. Esto incluye ejercicio físico regular, dieta adecuada, descanso adecuado y salud emocional adecuada. Hay un propósito detrás de todo elcredocatolico.com lo que Dios hace, y la creación del cuerpo humano no es diferente. El propósito principal de esta vida es crecer en la naturaleza correcta de Dios. Al vivir en nosotros con el poder de Su espíritu santo, ayudamos a lograr ese propósito en la vida que nos permitirá vivir para siempre en Su familia. También nos aseguramos de dedicarle un día a la semana y dormir, hacer ejercicio y comer alimentos saludables.

El significado de “Tu cuerpo es un templo”

Nuestros cuerpos, que serán el templo del Espíritu Santo, también son bastante especiales. El cuerpo que recibe el don del Espíritu Santo es exclusivo de Dios y refleja Su carácter. Dios promete darnos una paz mental que puede ayudarnos a sobrellevar el estrés y las pruebas que a veces asolan el templo del Espíritu Santo. Pensar en las cosas que Dios quiere hacer promoverá la salud espiritual en el templo.

Los judíos quitaron la estatua de Zeus después de la rebelión de los Macabeos, Manasés quitó los ídolos y Jesús derribó las mesas. Este es uno de los versículos hacerpinatas.info más populares de las Escrituras, pero a menudo se puede malinterpretar. ¿Por qué las imágenes del templo encajan con los cuerpos que Dios diseñó para nosotros?

O eliminar basura podría ser la eliminación de artículos que dañan nuestra salud o bienestar, como productos de tabaco, consumo excesivo de alcohol, drogas, pornografía, etc. Satanás tratará de usar la inseguridad sobre el peso, la belleza o la edad para distraernos del llamado que hemos hecho a difundir el evangelio. Pero si vemos nuestros cuerpos como la creación mantenimiento de flota del Dios supremo, podemos lidiar con esta alteración de nuestro llamado y propósito en la tierra. Cuando Daniel y sus amigos le ofrecieron comida al rey Nabucodonosor y se negaron a comer verduras, podría haber muchas razones para ello. En otras palabras, no se sienta tentado a ponerse en un entorno que lo ponga en mayor riesgo de ingresar al área.

the body is temple of the holy spirit

Aunque este capítulo trata sobre el tema de la pureza sexual, sirve para otras tentaciones. Hoy tenemos una casa sagrada, una tierra santa, por lo que no es necesario entrar a nada contaminado o contaminado. En otras palabras, un cristiano no debe cometer pecado, incluida la conducta sexual inapropiada. Por lo tanto, debemos guardar las cosas anteriores para no ceder a las tentaciones de la carne. Al aceptar a Jesús como nuestro Salvador, renunciamos a nuestro derecho a hacer lo que elijamos con nuestro cuerpo.