Se explica el significado del versículo «Somos sanados por sus llagas».

Se explica el significado del versículo «Somos sanados por sus llagas».

Es decir, contra todo lo que enseña el Nuevo Testamento sobre el sufrimiento sufrido por los santos en esta vida, tanto enfermedad como angustia, antes de la gloria. En otras palabras, el valor de la fe de uno no proviene de lo que uno expresa, sino del objeto en él. En última instancia, la curación no depende de la calidad de la fe de uno, sino del Sanador. La cura expresada en esta historia está en griego sozo, que significa «rescatar, salvar, salvar de la muerte o mantener con vida». Se refiere a nuestra salvación espiritual asociada con nuestra fe.

by their sores we were healed

Nos horrorizamos cuando imaginamos la forma horrible e inhumana de castigo corporal. Sin embargo, el dolor físico y la agonía no fueron todo lo que Jesús soportó. «Habla con ternura a Jerusalén y proclama el fin de sus trabajos forzados; su maldad ha sido perdonada. Ha recibido el doble de la mano del Señor por todos sus pecados». Murió por nuestros errores y resucitó para nuestra justificación. A menudo pienso que Jesús estaba pensando en cada uno de nosotros, convirtiendo la piel de su espalda en un pantano vacío.

Somos sanados porque Jesús puede relacionarse con nuestro sufrimiento.

Fue baleado y luego asesinado por un criminal, clavado en una cruz. En las dos segundas líneas repitieron el concepto del castigo del que Jesús hablaría para sí mismo, aunque Jesús era inocente, perfecto, limpio y libre de pecado en todos los sentidos. Estas dos últimas líneas también describen que sus sufrimientos serían una cura y restauración para la humanidad.

  • Pero él fue herido por nuestra iniquidad, fue herido por nuestra iniquidad, nuestra paz fue con él y nosotros fuimos sanados por sus heridas.
  • Pero él fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestras iniquidades; el castigo de nuestra paz fue sobre él; y somos sanados por sus llagas.

34 El salmo nos recuerda que Dios está cerca de los corazones quebrantados y mantiene a salvo a los espíritus oprimidos. En los últimos días de Jesús, uno de sus discípulos lo traicionó, negado por su amigo Pedro.

Pero él fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestras iniquidades; el castigo de nuestra paz fue sobre él; y somos sanados por sus llagas. Pero él fue herido por nuestra iniquidad, fue herido por nuestra iniquidad, nuestra paz fue con él y nosotros fuimos sanados por sus heridas. Pero él fue traspasado por nuestra rebelión, oprimido por nuestras iniquidades; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y sus heridas nos sanaron. Pero él fue herido por oraciones-catolicass.com nuestras rebeliones, molido por nuestras iniquidades: el castigo de nuestra paz fue sobre él; El castigo por nuestra paz fue sobre él, y somos sanados por sus llagas. Pero ellos nos traspasaron por nuestras rebeliones; fue aplastado por nuestra maldad; sobre él fue el castigo que nos trajo la paz, y fuimos curados de sus heridas. A lo largo de esta canción encontramos la naturaleza representativa de la muerte de Jesús fuertemente representada en la cruz.

El versículo se refiere al pecado y la justicia, no a la enfermedad y la dolencia. Y cargó con nuestros pecados sobre su cuerpo en la cruz, para que muramos por el pecado y vivamos rectamente; porque de sus heridas fuiste curado. A principios de esta semana, escuché a alguien mencionar estas escrituras en oración, orando por la curación de un ser querido. Cuando terminó la oración, le pregunté si realmente era mi lugar decírselo, la escritura estaba fuera de contexto. La fuerza de la cruz no fue para nuestra curación física, sino para nuestra curación espiritual.

Y él es traspasado por nuestras rebeliones, molido por nuestra iniquidad «,» En la mismísima disciplina de la paz «,» Y nosotros somos sanados por su azote. Pero él fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestras iniquidades; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y sus heridas nos sanan. Pero él fue herido por nuestras rebeliones, molido software mantenimiento por nuestras iniquidades: el castigo de nuestra paz fue sobre él; El castigo de nuestro bienestar cayó sobre él, y sus rasguños nos curaron. Pero fueron heridos por nuestras rebeliones, molidos por nuestras iniquidades: el castigo de nuestra paz fue sobre ellos; El castigo que sufrimos nos sanó, compuesto por los golpes que recibimos.

by their sores we were healed

Fue traspasado y aplastado por nuestro pecado; somos curados por sus heridas; Dios puso sobre él nuestra iniquidad. Herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestras iniquidades; sufrió un castigo que nos hizo bien; nos curaron a causa de las heridas.

Fueron heridos y aplastados por nuestros pecados; tomando nuestro castigo, nos hizo bien. ¿Te han herido los pecados, los rechazos, las pérdidas o las traiciones que te han cortado hasta la médula? Como cortarse un dedo, como los efectos espirituales negativos de eventos físicos dolorosos, permiten que nuestras almas alcancen la comodidad, la paz y la plenitud. Ambos pasajes son cruciales para el tema de la curación, sin embargo, se aplican mal y a menudo se malinterpretan. La palabra “curar” traducida del griego y el hebreo significa curación espiritual o física. Sin embargo, el contexto de Isaías 53 y 1 Pedro 2 deja en claro que están hablando de sanidad espiritual.

by their sores we were healed

Pero él fue traspasado por nuestras iniquidades, molido por nuestras iniquidades; El castigo por nuestro bienestar cayó sobre él y su azote nos sanó. Pero él fue traspasado por nuestras rebeliones, oprimido por nuestras iniquidades; Fue castigado por nuestro bienestar y somos sanados como resultado de sus heridas. En otras palabras, convertir la muerte en pecado y la vida de justicia es horoscoposdiarios.club la obra sanadora de las acciones de Jesús. Tanto Pedro como Isaías quisieron decir que las heridas de Jesús eran parte del proceso. Él llevó nuestros pecados a Su cuerpo en el árbol para que pudiéramos morir por el pecado y vivir con rectitud. Y él es traspasado por nuestras rebeliones, él es herido por nuestra iniquidad, el castigo de nuestra paz está sobre él, y sus heridas nos sanan.

Cada vez que recurrimos a la profecía bíblica o la profecía, debemos comprender a personas como Isaías, que envió a Dios para advertir al pueblo de Dios, los israelitas. Estas advertencias a menudo fueron ignoradas y en gran medida ignoradas, ya que fueron llamados a arrepentirse de sus pecados e idolatría, con la amenaza de castigo y, a veces, una recompensa. Los látigos utilizados eran cuero trenzado, las piezas de cerámica y piedras afiladas se pegaban en los extremos, con cada golpe cruel del látigo abriendo la carne del prisionero.


Deja una respuesta