Saltar al contenido
Versos biblicos

¡Agudice su comunicación! Diciendo la verdad del evangelio

                            
                             

La perspectiva es algo interesante. Nuestros antecedentes personales, experiencias, conocimientos o circunstancias actuales pueden afectar la forma en que vemos una idea o situación y hacer que la veamos de una manera diferente a las demás.

 

¡Solo pregúntale a cualquier policía! Él le dirá cómo diez testigos oculares pueden rendir once cuentas diferentes. Uno vio al pistolero con una camisa roja. Tres son positivos, era verde. El resto no está seguro de si llevaba una camisa. Siete de ellos piensan que tenía el cabello castaño, mientras que dos piensan que su cabello podría haber sido rubio. Uno pensó que era calvo, pero luego admite que el sol brillaba en sus ojos. Cinco de ellos vieron el arma como un enorme rifle recortado. Tres pensaron que era una pistola pequeña y manual, y dos de ellos no vieron ninguna pistola. Uno no está seguro, pero cree que el pistolero podría haber sido una mujer.

 

¿Qué hace que las personas que presencian lo mismo lo vean de maneras tan diferentes? Miremos más de cerca. Mary es pro-control de armas y mide solo cinco pies de alto. Ella es la que fue retenida a punta de pistola. ¿Qué tan grande crees que fue el arma para Mary? El testigo ocular Bill es un hombre grande que tiene una amplia capacitación en seguridad y es miembro de la Asociación Nacional del Rifle por 30 años. Bill estaba mirando al pistolero desde detrás del pasillo. ¿Qué tan grande era esa arma, Bill?

 

Resulta que la camisa del pistolero era roja con rayas verdes. La mujer que no estaba segura de que usara una camisa solo podía ver la parte posterior de su cabeza. Los siete testigos que pensaron que tenía el cabello castaño estaban parados en la sombra, mientras que los tres que vieron el cabello más claro estaban parados a la luz del sol. El testigo que pensó que el pistolero podría haber sido una mujer era el mismo testigo que solo podía ver la parte posterior de la cabeza del pistolero y su largo cabello.

 

¿Qué tipo de cosas pueden afectar la forma en que alguien ve el mundo? Casi todo lo que experimentamos tendrá un impacto en cómo vemos el mundo: los recuerdos de la infancia, la educación, la formación religiosa, los problemas de salud, los eventos de la vida, las experiencias y las sensibilidades tienen un efecto.

 

Las experiencias y creencias de una persona también afectan la forma en que ve los problemas políticos y religiosos. Aquellos que han sido golpeados repetidamente en la cabeza con la Biblia por cristianos antagónicos más ansiosos por hacer un punto que demostrar el amor de Cristo, han construido un muro a su alrededor para protegerse contra nuevos ataques. Aquellos que se sienten condenados por algo que han hecho en sus vidas pueden estar buscando información sobre Dios. Otros nunca han pensado seriamente en la vida eterna. Todo es griego para ellos.

 

¿Cómo debemos decir la verdad del evangelio a otros cuando todos ven y reaccionan a las cosas de manera diferente? Cuando se habla de Cristo, el pecado, la gracia y la fe, es importante recordar dos cosas muy importantes sobre las habilidades de comunicación:

 

1) comunicarse para que la gente pueda entender, y

 

2) conoce a tu audiencia.

 

La primera regla de comunicación es que el trabajo del hablante debe ser entendido, y no el trabajo del oyente para entender. Mi trabajo es hablar de una manera que le permita comprender lo que estoy diciendo. No es su trabajo tratar de descifrar lo que acabo de decir. Si entendemos este principio, haremos un mayor esfuerzo para aclarar nuestra comunicación, y no nos frustraremos con nuestros oyentes si necesitan aclaraciones. Además, adaptaremos nuestra comunicación para hablarles directamente.

 

Para adaptar nuestra comunicación a un oyente o audiencia específica, necesitaremos entenderla mejor. Esto se llama conocer a tu audiencia. Cuanto más sepa acerca de las personas con las que se comunica, mejor podrá relacionarse con ellas. Un ejemplo obvio sería que si supieras que la madre de Mildred falleció recientemente, no le preguntarías qué le dio a su madre para el Día de la Madre. Del mismo modo, si supieras que la tía de Sally la había acosado durante años acerca de ir a la iglesia, pero que estaba abierta a una discusión sobre Dios, podrías compartir lo que crees con Sally y estar razonablemente seguro de que escuchará a menos que la invites a Iglesia los domingos.

 

Sería útil que todos tuvieran un letrero colgado alrededor del cuello que les diera una sinopsis de su visión del mundo, ¿no? ¿Qué tal si introducimos una nueva costumbre de comunicación mediante la cual cada participante en una conversación anuncie sus creencias para que todas las partes involucradas las entiendan mejor antes de entablar una discusión? La probabilidad de que estas ideas se implementen pronto no es alta, entonces, ¿cómo puede conocer mejor a su audiencia?

 

Dios nos da discernimiento, y las habilidades efectivas de comunicación pueden ayudar a sacar a la luz los puntos de vista de las personas. A veces, la persona saldrá y le dirá lo que piensa sobre un tema: “¡Soy proelección!” A veces puedes discernir lo que piensan por su lenguaje corporal. Si, después de comenzar a compartir su fe, John de repente tiene un interés inusual en el piso, probablemente se sienta incómodo. Si cambia de tema, de repente desarrolla un ansia incontrolable de acostarse o recuerda que tiene que recoger a su abuela del aeropuerto en cinco minutos, puede estar razonablemente seguro de que no está abierto en este momento. Conocer a tu audiencia requiere una escucha activa. La escucha activa nos permite escuchar lo que dicen, así como discernir por lo que no dicen. La escucha activa requiere práctica para cultivar.

 

Conocer a tu audiencia es vital porque no es solo lo que decimos sino cómo lo decimos que puede acercar a las personas o alejarlas del Señor. Cuando compartimos nuestra fe con otros, el objetivo no es llevarlos a la iglesia. El objetivo es que tomen una decisión reflexiva de aceptar a Cristo como su Señor y Salvador. Cuando tratamos el evangelismo como una propuesta única para todos, no solo limitamos nuestra capacidad de llegar a un individuo y llevarlo a un punto de comprensión, sino que en realidad podemos alejar más a nuestro oyente.

 

Considera a Fred. Fred es un ateo que ha sido acosado por parientes, engañado para ir a la iglesia con el pretexto de salir a desayunar, y que la gente llamara a su puerta gritando “¡Pecador!” y “¡Arrepiéntete ahora!” Él piensa que es una buena persona porque es amable con los demás y respetuoso de sus creencias, pero no siente que los cristianos sean respetuosos con él.

 

Entra Jane. Jane es una nueva creyente y está ardiendo por el Señor. Ella toma en serio el evangelismo y a menudo se le puede encontrar contando a extraños en el autobús lo que Jesús hizo por ella. Ella comienza todos sus intentos de “conversión” con “¿Conoces a Jesús como tu Señor y Salvador?” Si responden que no, ella lo sigue con: “Bueno, ¡entonces te irás al infierno!” Como puedes imaginar, si Fred alguna vez conoce a Jane, ¡probablemente no sería bonito!

 

A lo largo viene Nelly. Nelly es una dulce y paciente dama que entiende lo que es luchar con la decisión de aceptar a Cristo. Ella sabe que cada encuentro es un trampolín que lleva a los no salvos más cerca de esa decisión. Ella comienza cada oportunidad evangelística conociendo a este individuo único. Ella muestra el amor de Dios en todo lo que hace y todo lo que no hace. Nunca es agresiva, pero nunca pierde la oportunidad de guiar gentilmente a su estudiante dispuesto cada vez más cerca de Jesús al compartir lo que sabe y quién es ella. Ella da el ejemplo y lo sigue, mostrando cuánto se preocupa por él. Finalmente, quizás unos años más tarde, Fred finalmente está dispuesto a discutir la posibilidad de aprender más sobre la Biblia. Unos meses después, acepta ir a la iglesia con ella, solo para ver de qué se trata Jesús.

 

Fred puede no invitar a Jesús a su vida en ese momento, pero ha permitido que un precioso hijo de Dios entre en su vida para ministrarle. Un día, Fred puede seguir adelante en la iglesia o arrodillarse y rezar la oración del pecador, pidiéndole a Jesús que sea el Señor de su vida. Un día, debido a la gentil paciencia de un cristiano, ¡Fred incluso puede llevar a alguien más a Cristo!

 

Cada persona es un individuo único con cualidades especiales y talentos únicos que ve el mundo a su manera. Él llega a sus decisiones y comprensión del mundo con honestidad, al igual que nosotros. Como cristianos, es nuestra responsabilidad compartir a Jesús con los demás, pero debemos hacerlo de manera respetuosa. Esto, a su vez, es más probable que sea efectivo. Si no lo hacemos, no solo nuestro mensaje se pierde, sino que está contaminado para que el próximo Dios cristiano que envíe se enfrente con un desafío aún mayor. Él o ella no solo tendrá que compartir el evangelio, sino que tendrá que hacerlo a través de todos los filtros que se han puesto para defenderse del ataque cristiano.

 

Con el conocimiento de la Biblia y habilidades efectivas de comunicación, podemos salir y hacer discípulos para la gloria de Dios. ¡Amén!

 

————

 

JoJo Tabares es licenciado en Comunicación de voz. Su enfoque cristiano y humorístico de las habilidades de comunicación la ha convertido en una oradora muy solicitada. Ella es la autora del currículo de comunicación “Di lo que quieres decir”, que incluye “Di lo que quieres decir: defender la fe”.

 

Su último proyecto es “Grace Talk Soup”, donde cada jueves por la mañana sirve la Palabra de Dios con un orden de gracia y humor. JoJo y su esposo viven en el sur de California, donde ella educa en casa a sus dos hijos.

 

Para obtener más información, visite www.ArtofEloquence.com .

 

Adaptado del artículo original publicado en la edición de julio / agosto de 2007 de la revista Home School Enrichment. Para más detalles, visite http://HomeSchoolEnrichment.com