6 marcas de una iglesia madura

6 marcas de una iglesia madura

                            
                             

En Hechos 9 , leemos la historia de la conversión de Saúl y el comienzo de su ministerio. Fue un comienzo difícil ya que la iglesia sospechaba de su confiabilidad. Pero después del comienzo de su ministerio público, la iglesia lo aceptó y comenzó a ver un crecimiento adicional debido a lo que Dios estaba haciendo a través de Saúl. En el versículo 31 del capítulo, se hace una descripción de cómo la iglesia comenzaba a madurar y ministrar en una cultura hostil. Encuentro que hay seis marcas en este solo verso.

 

Entonces, la iglesia en toda Judea, Galilea y Samaria tuvo paz, se edificó y caminó en el temor del Señor y en el estímulo del Espíritu Santo, y aumentó en número. – Hechos 9:31

 

 

1. Extendido. Describe que la iglesia ya había alcanzado «en Judea, Galilea y Samaria». Es tanto un comentario sobre límites geográficos como culturales. La gente llevaba el evangelio a varias regiones y a varios tipos de personas. Se esperaba decir que la iglesia estaba en Judea, pero ver que se extendía entre los samaritanos no. Muchos de los primeros creyentes eran étnicamente judíos, y no se asociaron con los samaritanos. Nos indica que debemos tratar de aumentar las fronteras del reino en este mundo a pesar de las diferencias culturales, étnicas, económicas y sociales. Nunca se deje intimidar por los sistemas del mundo cuando comparta el evangelio del reino de Dios.

 

2. Unidad. La iglesia «tenía paz». Creo que este es un comentario sobre cómo existían en la cultura y cómo se trataban entre sí. Por el momento, piense en lo que significa dentro de la familia de la iglesia. Es cuando ves la unidad entre la diversidad. La uniformidad debe descartarse como una provisión inútil para los líderes hambrientos de control. En cambio, necesitamos fijar nuestra unidad en la idea de trabajar hacia la meta del evangelio de ver al mundo conocer a Cristo como Señor y experimentarlo como amigo. Cuando todos conducimos hacia la misión de la iglesia, entonces la unidad es fácil.

 

3. Desarrollo. El versículo también nos dice que la iglesia estaba «en construcción». Las palabras griegas utilizadas en la frase encuentran su uso literal en la construcción de una casa. La iglesia estaba creciendo. Las piezas correctas se estaban colocando en el lugar correcto. Es una señal de que se estaba agregando fuerza a la estructura para que una comunidad sana pudiera continuar. El ministerio externo se estaba combinando con el crecimiento interno. Para que una iglesia madure, necesita ambas.

 

4. Santidad. A medida que la iglesia se desarrolló, fue «caminando en el temor del Señor». Me encanta la frase porque indica la profundidad de lo que realmente es la vida santa. Aunque la santidad incluye la moralidad, no es la suma total de la santidad. Más bien, es un estilo de vida en el que el temor de Dios se lleva contigo en todo momento. La iglesia, en estos días y en nuestros días, debe estar marcada por la presencia de Dios. Nuestro comportamiento cambia por nuestra visión de cuán diferente es Dios de nosotros. En consecuencia, nuestra transformación por el evangelio significa que ahora estamos apartados para los propósitos del Señor que cumplimos con alegría en nuestra vida cotidiana.

 

5. Momento. Sabiendo que estamos llamados a la santidad, se vuelve natural porque la iglesia recibe «el estímulo del Espíritu Santo». Increíble pero cierto. Él mora en los creyentes para que, individual y colectivamente, podamos ser envalentonados al ministerio y la misión. En tu peor día cuando todo el mundo parece estar cediendo, el Espíritu Santo tiene el deseo de animarte. Cuando la vida de la iglesia es más dura debido a las tentaciones externas y los problemas internos, el Espíritu Santo nunca nos abandona. El Dios del universo quiere alentar a la iglesia.

 

6. Crecimiento. De todo el resto que vemos descrito, la iglesia «aumentó en número». A través del ministerio y la inversión en forasteros, la iglesia creció. No me avergüenzo de mi deseo de que la iglesia crezca numéricamente. Me parece que, por el testimonio de la Biblia , Dios quiere que más personas se conviertan, más personas que experimenten la gracia, más personas que ministran y más personas que lleguen a conocerlo como Salvador. La iglesia debería querer lo mismo y trabajar con todo lo que tenemos para ver que suceda. Una marca de una iglesia madura es que se enfoca en el ministerio que persuadirá a las personas a la verdad del evangelio y la belleza de conocer a Cristo.

 


 

Philip Nation es el director de publicaciones del ministerio para adultos de LifeWay Christian Resources . Obtenga más información en su blog .

                         


Deja una respuesta