Saltar al contenido
Versos biblicos

Versiculos biblicos – Estudio de la biblia

Versiculos biblicos – Estudia la biblia con nuestros planes

Diseña tu plan de estudio biblico a tu medida , lee nuestras recomendaciones sobre planes de estudios biblicos.

 

Te recomendamos empieces el estudio de la biblia , por los apartados de nivel basico

1.- Empiece con las historias de la biblia , lea lo con sus pequeños, hay mas de 70 historias , planifique al menos 1 al dia.

2.- Alterne con los estudios biblicos iniciales , hay unos 200 .

3.- Prosiga con los estudios biblicos basicos , hay mas de 400

4.- Siga con los estudios biblicos cortos  , hay mas de 200

Antes de empezar la lectura algunos consejos

Como puedo comenzar a leer la biblia

beneficios de leer la Biblia diariamente con tus hijos

Cómo agudizar su concentración para leer la Biblia

 

Hasta aqui nuestro plan de inicio , ya puede usted seguir a su voluntad

 

Debemos recuperar algo del terror sagrado que viene con una comprensión correcta de la ira justa de Dios. Necesitamos recordar que la ira de Dios arde contra los pecadores impenitentes (Salmo 38: 1-3).

Esa realidad es lo que hace que su amor sea tan asombroso. Solo aquellos que se ven a sí mismos como pecadores en manos de un Dios enojado pueden apreciar plenamente la magnitud y la maravilla de su amor.

En ese sentido, nuestra generación está seguramente en una mayor desventaja que cualquier edad anterior.

Nos han alimentado a la fuerza las doctrinas de la autoestima durante tanto tiempo que la mayoría de las personas no se ven a sí mismas como pecadores dignos de ira divina. Además de eso, el liberalismo religioso, el humanismo, el compromiso evangélico y la ignorancia de las Escrituras han trabajado en contra de una correcta comprensión de quién es Dios. Irónicamente, en una era que concibe a Dios como totalmente amoroso, completamente desprovisto de ira, pocas personas realmente entienden de qué se trata el amor de Dios.

La forma en que abordamos el concepto erróneo de la era actual es crucial. No debemos responder a un énfasis excesivo en el amor divino negando que Dios es amor . La visión desequilibrada de Dios de nuestra generación no puede corregirse con un desequilibrio igual en la dirección opuesta, un peligro muy real en algunos círculos. Estoy profundamente preocupado por una tendencia creciente que he notado, particularmente entre las personas comprometidas con la verdad bíblica de la soberanía de Dios y la elección divina.

Algunos de ellos niegan rotundamente que Dios en algún sentido ama a aquellos a quienes no ha elegido para salvación.

Estoy preocupado por la tendencia de algunos jóvenes a menudo enamorados de la doctrina reformada, que insisten en que Dios no puede amar a aquellos que nunca se arrepienten y creen. Me parece que esa opinión, con frecuencia creciente.

El argumento inevitablemente es el siguiente: Salmo 7:11 nos dice “Dios está enojado con los impíos todos los días”. Parece razonable suponer que si Dios amara a todos, los habría elegido a todos para salvación. Por lo tanto, Dios no ama a los no elegidos. Los que sostienen este punto de vista a menudo hacen todo lo posible para argumentar que Juan 3:16 realmente no puede significar que Dios ama al mundo entero.

Quizás el argumento más conocido para este punto de vista se encuentra en la edición íntegra de un libro excelente, La soberanía de Dios, de A. W. Pink. Pink escribió: “Dios ama a quien Él elige. No ama a todos”. [ 1 ] Además argumentó que la palabra mundo en Juan 3:16 (“Porque Dios amó tanto al mundo … “) “se refiere a el mundo de los creyentes (los elegidos de Dios), a diferencia de ‘ el mundo de los impíos’ “ [ 2 ]

Pink intentaba hacer el punto crucial de que Dios es soberano en el ejercicio de su amor.

La esencia de su argumento es ciertamente válida: es una locura pensar que Dios ama a todos por igual, o que está obligado por alguna regla de justicia a amar a todos por igual. Las Escrituras nos enseñan que Dios ama porque elige amar (Deuteronomio 7: 6-7), porque ama (Dios es amor, 1 Juan 4: 8), no porque tiene la obligación de amar a todos por igual.

Nada más que el propio placer soberano de Dios lo obliga a amar a los pecadores. Nada sino su propia voluntad soberana gobierna su amor. Eso tiene que ser cierto, ya que ciertamente no hay nada en ningún pecador digno del más mínimo grado de amor divino.

Desafortunadamente, Pink llevó el corolario demasiado lejos. El hecho de que algunos pecadores no sean elegidos para salvación no es prueba de que la actitud de Dios hacia ellos esté completamente desprovista de amor sincero.

Sabemos por las Escrituras que Dios es compasivo, amable, generoso y bueno incluso para los pecadores más obstinados.

¿Quién puede negar que esas misericordias fluyen del amor ilimitado de Dios? Es evidente que se bañan incluso en pecadores impenitentes.

Debemos entender que la naturaleza de Dios es amar. La razón por la cual nuestro Señor nos ordenó amar a nuestros enemigos es “para que ustedes sean hijos de su Padre que está en el cielo; porque Él hace que su sol salga sobre los malos y los buenos, y envía lluvia sobre los justos y los injustos”. “(Mateo 5:45). Jesús claramente caracterizó a Su Padre como Aquel que ama incluso a aquellos que deliberadamente se ponen en enemistad contra Él.

En este punto, sin embargo, se debe hacer una distinción importante: Dios ama a los creyentes con un amor particular. El amor de Dios por los elegidos es un amor infinito, eterno y salvador. Sabemos por las Escrituras que este gran amor fue la causa de nuestra elección (Efesios 2: 4). Tal amor claramente no está dirigido a toda la humanidad indiscriminadamente, sino que se otorga de manera única e individual a aquellos a quienes Dios eligió en la eternidad pasada.

Pero a partir de eso, no se sigue que la actitud de Dios hacia aquellos que no eligió debe ser un odio absoluto. Seguramente su súplica con los perdidos, sus ofrecimientos de misericordia a los reprobados y el llamado del evangelio a todos los que escuchan son expresiones sinceras del corazón de un Dios amoroso. Recuerde, no le agrada la muerte de los impíos, pero tiernamente llama a los pecadores a apartarse de sus malos caminos y vivir.

La teología reformada ha sido históricamente la rama del evangelicalismo más fuertemente comprometida con la soberanía de Dios.

Al mismo tiempo, la corriente principal de los teólogos reformados siempre ha afirmado el amor de Dios por todos los pecadores. El propio John Calvin escribió sobre Juan 3:16: “[Dos] puntos se nos indican claramente: a saber, que la fe en Cristo trae vida a todos, y que Cristo trajo vida, porque el Padre ama a la raza humana y desea que ellos no debe perecer “. [ 3 ]

Calvino continúa explicando el equilibrio bíblico de que tanto la invitación del evangelio como “el mundo” que Dios ama no se limitan a los elegidos. También reconoció que el amor salvador y electivo de Dios se otorga de manera única a sus elegidos.

Esas mismas verdades, que reflejan un equilibrio bíblico, han sido vigorosamente defendidas por una gran cantidad de incondicionales reformados, incluidos Thomas Boston, John Brown, Andrew Fuller, W. G. T. Shedd, B. B. Warfield, John Murray, R. B. Kuiper y muchos otros. En ningún sentido la creencia en la soberanía divina descarta el amor de Dios por toda la humanidad.

Estamos viendo hoy, en algunos círculos, un interés casi sin precedentes en las doctrinas de la Reforma y las eras puritanas.

Estoy muy animado por eso en la mayoría de los aspectos. Estoy convencido de que volver a esas verdades históricas es absolutamente necesario para que la iglesia pueda sobrevivir. Sin embargo, existe el peligro de que las almas excesivamente celosas abusen de una doctrina como la soberanía divina para negar la sincera oferta de misericordia de Dios a todos los pecadores.

Debemos mantener una perspectiva cuidadosamente equilibrada mientras seguimos nuestro estudio del amor de Dios. El amor de Dios no puede aislarse de su ira y viceversa. Su amor y su ira tampoco se oponen entre sí como un místico principio del yin y el yang. Ambos atributos son constantes, perfectos, sin flujo ni reflujo. Su ira coexiste con su amor; por lo tanto, los dos nunca se contradicen. Tales son las perfecciones de Dios que nunca podemos comenzar a comprender estas cosas. Sobre todo, no debemos ponerlos uno contra el otro, como si hubiera alguna discrepancia en Dios.

Tanto la ira de Dios como su amor trabajan para el mismo fin último: su gloria.

Dios es glorificado en la condenación de los impíos; Él es glorificado en cada expresión de amor por todas las personas sin excepción; y es glorificado en el amor particular que manifiesta al salvar a su pueblo.

Las expresiones de ira y las expresiones de amor son necesarias para mostrar la gloria de Dios. Nunca debemos ignorar ningún aspecto de su carácter, ni magnificar uno excluyendo a otro. Cuando cometemos esos errores, desechamos el equilibrio bíblico, distorsionamos la verdadera naturaleza de Dios y disminuimos Su verdadera gloria.

¿Dios ama tanto al mundo? Enfáticamente: ¡sí! Proclama esa verdad a lo largo y ancho, y hazlo en el contexto de la ira perfecta de Dios que espera a todos los que no se arrepienten y se vuelven a Cristo.

¿El amor de Dios difiere en la amplitud, profundidad y forma de su expresión?

Si lo hace Alabadle por las muchas manifestaciones de su amor, especialmente hacia los no elegidos, y regocíjense en la manifestación particular de su amor salvador por ustedes que creen. Dios ha elegido mostrar en ti la gloria de su gracia redentora.

La supremacía de Dios en todas las cosas, sin excepciones

[Nota del editor: el siguiente mensaje fue predicado por John Piper en la Iglesia Bautista de Belén en Minneapolis, MN el 11 de septiembre de 2005.]

Este fin de semana es el primer aniversario del 11 de septiembre ocurrido en el día del Señor, el domingo. Por lo tanto, nos pareció bueno retroceder y plantear nuevamente la pregunta sobre el significado de la supremacía de Cristo en una era de terror.

Una de las verdades de la Biblia que abrazamos con alegría temblorosa es la verdad de la supremacía de Dios en todas las cosas. La misión de nuestra iglesia es que existimos para difundir una pasión de la supremacía de Dios en todas las cosas para el gozo de todos los pueblos a través de Jesucristo . Cuando decimos eso, no queremos decir: “excepto en calamidades”, “excepto en la guerra”, “excepto cuando Al Qaeda explota un edificio o un tren”, “excepto cuando el cáncer afecta a una madre o un niño que nace con profunda discapacidades “. No hay cláusulas “excepto” en nuestra declaración de misión.

No formulamos nuestra misión en un mundo rosado, y luego nos sorprendimos y avergonzamos por la realidad del sufrimiento. No teníamos la cabeza en la arena. Formulamos nuestra misión en el mundo real de dolor y sufrimiento, maldad y muerte. Hemos visto incluso entre nuestra propia gente, algunas muertes muy pacíficas, pero también muy terribles. Existimos para difundir una pasión por la supremacía de Dios en todas las cosas, todas cosas , para el gozo de todos los pueblos a través de Jesucristo , todo el tiempo. Una pasión por la supremacía de Dios —la supremacía de Cristo (porque él es Dios encarnado) —en todas cosas, todas el tiempo.

Triste, pero siempre alegre

Ninguno de nosotros que ha vivido unas pocas décadas, para mí eso significa casi seis, hemos abrazado esta misión sin temblar. Y ninguno de nosotros ha vivido esta misión por mucho tiempo sin lágrimas. Lo hemos dicho docenas de veces aquí en Belén, y lo diremos hasta que muramos, que la alegría que perseguimos y la alegría que abrazamos en Jesucristo está siempre, siempre en este mundo, entretejida con el dolor. No hay alegría sin adulterar en este mundo para las personas que se preocupan por los demás. La Biblia describe a los siervos de Cristo así: “[Estamos] tristes, pero siempre nos regocijamos”. ( 2 Corintios 6:10 ).

“Triste pero siempre alegre”. ¿Como puede ser? Puede ser porque Cristo es supremo sobre todas las cosas para siempre, pero el sufrimiento y la muerte permanecen por un tiempo. La vida no es simple. Hay placer y hay dolor. Hay dulzura y hay amargo sufrimiento. Hay alegría y hay miseria. Hay vida y salud, y hay enfermedad y muerte. Y por lo tanto las emociones no son simples. Para aquellos que aman a los demás, y no solo a sus propias comodidades, esta complejidad significa que nos regocijaremos con los que se regocijan y lloran con los que lloran ( Romanos 12:15 ). Y siempre hay alguien que conocemos que llora, y alguien que conocemos que se regocija. Y, por lo tanto, aprenderemos el secreto de “triste pero siempre alegre”, y alegre pero siempre triste. Esas asombrosas palabras que describen el alma cristiana, “triste pero siempre alegre”, significan que el sufrimiento permanece por un tiempo en este mundo, pero Cristo es supremo ahora y para siempre.

11 de septiembre, huracán Katrina y el sufrimiento constante en este mundo

El primer avión que golpeó las Torres del Comercio Mundial, el Vuelo 11, mató de inmediato a 92 personas a bordo de ese vuelo. El vuelo 175 que golpeó la segunda torre unos minutos después mató a 65 personas a bordo. En las propias Torres, parece que 2.595 personas perecieron cuando las Torres cayeron, incluidas las que trabajaban allí o las visitaban allí, y las que entraban para salvarlas.

El vuelo 77 transportó a 64 personas cuando golpeó el Pentágono una hora después del primer ataque. Dentro del Pentágono, murieron 125 personas además de estas 64. El vuelo 93 con 45 personas a bordo dio la vuelta a Pensilvania y se dirigió. . . ¿dónde? ¿La casa Blanca? ¿El Congreso? Todd Beamer y otros lucharon por el control de los secuestradores, al parecer, y el avión se estrelló sin sobrevivientes cerca de Shanksville, Pensilvania. Las 45 personas murieron. El total de muertes en estos eventos terroristas fue de aproximadamente 2,986.

Pensamos que sería la calamidad para este mensaje centrarse. Pero Dios tenía otros planes. ¿Quién puede plantear hoy la cuestión de la soberanía de Dios y la supremacía de Cristo y dejar fuera de cuenta el huracán Katrina? Lo que sucedió la semana pasada en Nueva Orleans y sus alrededores es diferente a casi todo lo que este país haya visto. El huracán de Galveston del 8 de septiembre de 1900 pudo haber matado a más, hasta 12,000, no lo sabemos, pero no desplazó a cientos de miles y dejó una gran ciudad prácticamente vacía y paralizada con varias ciudades más pequeñas circundantes aún más devastadas. ¿Quién puede hablar de la supremacía de Cristo en una era de terror sin considerar el terror de los vientos de 140 millas por hora y los diques rotos y las aguas de inundación que cubren el 80% de una gran ciudad y quién sabe cuántas personas mueren en sus áticos?

Y para que no pensemos ingenuamente en respuesta a estas calamidades, como si el costo de la vida fuera algo inusual, recordemos el hecho obvio y casi abrumador de que más de 50,000,000 de personas mueren cada año en este mundo. Más de 6,000 cada hora. Más de 100 por minuto. Y la mayoría de ellos no muere en la vejez madura durmiendo pacíficamente en la eternidad. La mayoría muere joven. La mayoría muere después de largas luchas con el dolor. Y millones mueren a causa del mal del hombre contra el hombre.

Las calamidades repentinas nos sorprenden solo para aclarar lo que sucede cada hora de cada día de su vida. Miles mueren de dolor y miseria todos los días. Probablemente siete u ocho mil personas habrán muerto durante este servicio de adoración. Algunos de ellos están gritando de dolor justo ahora mientras estoy hablando y mientras te sientas allí con relativa comodidad. Si hay alguna alegría cristiana en este mundo, junto con el amor, será una alegría triste, una alegría de corazón roto. ¿Qué persona en esta habitación, que ha vivido lo suficiente, no sabe que las alegrías más dulces, las alegrías más profundas, están marcadas con lágrimas, no con risas?

El mal y el dolor como un indicador de la necesidad y la evidencia de Dios

Entonces, incluso en nuestra propia experiencia, en nuestras propias almas, creyentes o no creyentes, hay una especie de testimonio de que el mundo del mal, el dolor, la miseria y la muerte no es un lugar sin sentido. No es un lugar sin un Dios bueno y decidido. Algunas personas, no todas, han encontrado en el mayor mal, el tiempo de mayor dolor, la mayor necesidad de Dios y la mayor evidencia de Dios.

Sucede así. Ocurre un gran mal: digamos el holocausto con 6,000,000 de asesinatos. O el gulag soviético estalinista con muchos más que eso enviado a la muerte. En medio de estos horrores, el alma humana, que había estado persiguiendo alegremente sus placeres mundanos con apenas un pensamiento acerca de Dios y sin una creencia seria en ningún absoluto como el mal y el bien, o el bien y el mal, felizmente viviendo en el mundo de los sueños. del relativismo: de repente se enfrenta a un mal tan horrible y tan grande que hace que el alma grite con la máxima indignación moral: ¡No! ¡Esto está mal! Esto es malvado!

Y por primera vez en su vida se escuchan a sí mismos hablando con absoluta convicción. Tienen una convicción de la realidad absoluta. Ahora saben sin lugar a dudas que existe el mal. Admiten que toda su vida hasta entonces fue un juego. Y ahora se enfrentan a la cruda pregunta: si existe algo como el mal absoluto, si hay una realidad moral superior y diferente de los meros procesos físicos de energía evolutiva más tiempo más materia, entonces, ¿de dónde viene? ¿Y en qué se basa?

Y muchas personas descubren en este momento de mayor maldad que solo hay una respuesta satisfactoria: hay un Dios sobre el universo que establece los estándares del bien y del mal y los escribe en el corazón humano. No son reacciones químicas sin propósito en nuestros cerebros. Tienen realidad fuera de nosotros, por encima de nosotros, en Dios. Paradójicamente, por lo tanto, los tiempos de mayor maldad humana han demostrado a menudo que muchos son tiempos en que Dios es más necesario y evidentemente más real. Sin él, el mal y el bien son simplemente impulsos electroquímicos diferentes en el cerebro de los primates mamíferos llamados homo sapiens. Sabemos, ya sabes, que eso no es cierto.

¿Por qué existe tal mundo?

Entonces preguntamos: ¿Por qué, Señor? ¿Por qué el mundo que hiciste así? Si eres Dios, si eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente, ¿por qué está este mundo tan lleno de terror y problemas?

Esto es lo que creo que la Biblia enseña en respuesta a esta pregunta. Daré dos respuestas que son no la razón por la que existe un mundo así, y luego cuatro respuestas que son ​​ las razones por las que existe ese mundo. Trato con cada uno brevemente y le indico las Escrituras donde puede buscar la palabra de Dios por sí mismo.

1. La razón por la que existe este mundo aterrorizado y atribulado no es porque Dios no tiene el control total.

La Biblia es abrumadoramente clara de que Dios gobierna todo en el universo, desde el ave más pequeña hasta la tormenta más grande. “¿No se venden dos gorriones por un centavo? Y ninguno de ellos caerá al suelo sin tu Padre” ( Mateo 10:29 ). “Incluso los vientos y el mar le obedecen” ( Mateo 8:27 ). “El lote está en el regazo, pero cada una de sus decisiones es del Señor” ( Proverbios 16:33 ). “El corazón del rey es una corriente de agua en la mano del Señor; él la convierte donde quiera” ( Proverbios 21: 1 ). “¿Quién ha hablado y sucedió, a menos que el Señor lo haya ordenado?” ( Lamentaciones 3:37 ). “¿El desastre llega a una ciudad, a menos que el Señor lo haya hecho?” ( Amós 3: 6 ). “Él ordena incluso a los espíritus inmundos, y ellos le obedecen” ( Marcos 1:27 ). “Soy Dios, y no hay nadie como yo … diciendo:” Mi consejo permanecerá y cumpliré todo mi propósito “( Isaías 46: 9-10 ).

No hay ninguna persona o ser en el universo que pueda frustrar la voluntad soberana de Dios. Satanás es su enemigo más poderoso y hace mucho mal en el mundo, pero primero debe obtener el permiso de Dios, y ninguna de sus acciones está fuera del gobierno de Dios. Nunca se libera de su correa ( Lucas 22:31 ; Job 2: 6-7 ; 42:11 ).

2. La razón por la que existe este mundo aterrorizado y atribulado no es porque Dios sea malo o injusto.

“Este es el mensaje que hemos escuchado de él y les proclamamos que Dios es luz, y en él no hay oscuridad en absoluto” ( 1 Juan 1: 5 ). “Bueno y recto es el Señor” ( Salmo 25: 8 ) Los ángeles claman delante de Dios día y noche, “Santo, santo, santo es el Señor de los ejércitos; ¡toda la tierra está llena de su gloria! ” ( Isaías 6: 3 ). Y cuando hace cosas que nos parecen malas, la Biblia nos enseña a hablarle al hombre así: “En cuanto a ti, quisiste decir mal contra mí, pero Dios lo hizo para bien” ( Génesis 50:20 [19459008 ]). Dios no es malo, incluso cuando quiere que ese mal suceda. Hay propósitos buenos, santos y justos en todo lo que hace. Para aquellos que lo aman, “trabaja todas las cosas para bien” ( Romanos 8:28 ). Ahora y siempre.

Ahora las cuatro razones positivas por las que este mundo existe.

1. La razón por la que existe este mundo aterrorizado y problemático es porque Dios planeó la historia de la redención y luego permitió que el pecado entrara en el mundo a través de nuestros primeros padres, Adán y Eva [ 19459008].

En 2 Timoteo 1: 9 el apóstol Pablo dijo: “[Dios] nos salvó y nos llamó a un llamado santo, no por nuestras obras sino por su propio propósito y gracia, que él dio nosotros en Cristo Jesús antes de que empezaran las edades “. En otras palabras, antes de que hubiera un mundo o pecado en el mundo, Dios planeó la gracia salvadora a través de la muerte y resurrección de Jesucristo. Eso significa que Dios sabía que Adán pecaría. Él ya estaba planeando cómo nos salvaría.

Por lo tanto, el pecado de Adán era parte del plan de Dios para que Dios pudiera revelar su misericordia, gracia, justicia, ira, paciencia y sabiduría de maneras que nunca podrían haberse revelado, si no hubiera pecado ni Salvador ni historia de salvación. . El objetivo de Dios para este mundo caído es que se le conozca más plenamente, porque conocer a Dios más plenamente es lo que significa que seamos más amados. Si te vuelves a Cristo, descubrirás en Dios más maravillas en este mundo caído de lo que podrías imaginar en cualquier otro mundo.

2. La razón por la que existe este mundo aterrorizado y problemático es porque Dios sometió al mundo natural a la futilidad. Es decir, Dios puso al mundo natural bajo una maldición para que los horrores físicos que vemos a nuestro alrededor en enfermedades y calamidades se conviertan en una imagen vívida de cuán horrible es el pecado. En otras palabras, el mal natural es una señal que señala los horrores del mal moral.

Antes de decir una palabra más, escucha esta palabra de aclaración: algunas de las personas más dulces, más humildes, piadosas, exaltadas por Cristo y con destino al cielo llevan algunas de esas señales. Escuche Romanos 8: 18-21 :

No vale la pena comparar los sufrimientos de este tiempo presente con la gloria que se nos revelará. 19 Porque la creación espera ansiosamente la revelación de los hijos de Dios. 20 Porque la creación fue sometida a futilidad, no voluntariamente, sino por el que la sometió, con la esperanza 21 de que la creación misma será liberada de su esclavitud para decaer y obtener la libertad de la gloria de los hijos de Dios.

En otras palabras, Dios sometió a la creación a la futilidad y la esclavitud a la decadencia, la miseria y la muerte. Desordenó el mundo natural debido al desorden del mundo moral y espiritual, eso es debido al pecado. En nuestra condición actual cegado por el pecado y deshonrando a Dios todos los días, no podemos ver cuán repugnante es el pecado. Casi nadie en el mundo siente el horror de nuestro pecado. ¡Dolor físico que sentimos! Y entonces se convierte en la trompeta de Dios decirnos que algo está terriblemente mal en el mundo. Las enfermedades y las deformidades son retratos de Dios de cómo es el pecado en el ámbito espiritual. Eso es cierto a pesar de que algunas de las personas más piadosas soportan esas deformidades. Las calamidades son anticipos de Dios de lo que el pecado merece y algún día recibirán un juicio mil veces peor. Son advertencias. Y eso es cierto incluso cuando barren a los seguidores de Cristo y a los que rechazan a Cristo.

Oh, que todos pudiéramos ver y sentir lo repugnante, lo ofensivo, lo abominable que es engañar a nuestro Hacedor, ignorarlo y desconfiar de él y degradarlo y prestarle menos atención en nuestros corazones que en la alfombra. El piso de nuestra sala. Debemos ver esto, o no nos volveremos a Cristo para salvación del pecado. Por lo tanto, Dios nos grita misericordiosamente en nuestras enfermedades, dolor y calamidades: ¡Despierta! ¡El pecado es así! El pecado lleva a cosas como esta. (Ver Apocalipsis 9:20 ; 16: 9 , 11 .) El mundo natural está lleno de horrores para despertarnos del mundo de los sueños de pensar que el pecado es no es gran cosa. Es un gran problema.

3. La razón por la que existe este mundo aterrorizado y atribulado es para que los seguidores de Cristo puedan experimentar y mostrar que ningún placer y ningún tesoro se compara con conocer a Cristo. Es decir, la pérdida de todo lo bueno en este mundo pretende revelar que Cristo mismo más que compensa todas las pérdidas.

Lo vemos en el Nuevo Testamento y el Antiguo Testamento. El apóstol Pablo dice: “Cuento todo como pérdida por el valor inmenso de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por su causa, he sufrido la pérdida de todas las cosas y las considero basura, para poder ganar a Cristo” ([ 19459036] Filipenses 3: 8 ). El valor superior de Cristo se magnifica porque en todas las pérdidas de Pablo, él experimenta a Cristo como un todo satisfactorio.

El profeta Habacuc lo dijo con asombrosa y dolorosa belleza:

Aunque la higuera no debe florecer, ni la fruta debe estar en las vides, los productos de la aceituna fallan y los campos no producen alimentos, el rebaño se corta del redil y no hay rebaño en los puestos, 18 todavía Me regocijaré en el Señor; Me alegraré en el Dios de mi salvación. ( Habacuc 3: 17-18 )

Hambrunas, pestilencia, persecución: esto sucede para que el mundo pueda ver en los seguidores de Jesús y descubrir por sí mismos que Dios nos hizo para sí mismo y que él es nuestro “gozo excesivo” ( Salmo 43: 4 [ 19459008]) y en su mano derecha hay placeres para cada uno más ( Salmo 16:11 ). Las pérdidas de vidas están destinadas a alejarnos de los placeres venenosos del mundo y atraernos a Cristo, nuestro gozo eterno.

4. Finalmente, la razón por la que existe este mundo aterrorizado y atribulado es para hacer un lugar para que Jesucristo, el Hijo de Dios, sufra y muera por nuestros pecados. La razón por la que hay terror es para que Cristo se aterrorice. La razón por la que hay problemas es para que Cristo pueda estar preocupado. La razón por la que hay dolor es para que Cristo pueda sentir dolor. Este es el mundo que Dios preparó para el sufrimiento y la muerte de su Hijo. Este es el mundo donde Dios hizo la mejor muestra de su amor en el sufrimiento de su Hijo.

Romanos 5: 8 , “Dios muestra su amor por nosotros en que mientras aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros”. Todo su sufrimiento fue el plan de Dios para revelarnos el amor redentor. La soberanía de Dios, el mal del mundo y el amor de Dios se encuentran en la cruz de Cristo. Escuche esta sorprendente declaración de Hechos 4: 27-28 sobre el plan de Dios para el sufrimiento de su Hijo, ¡para usted! “Verdaderamente en esta ciudad [Jerusalén] se reunieron contra tu santo siervo Jesús, a quien ungiste, tanto Herodes como Poncio Pilato, junto con los gentiles y los pueblos de Israel, para hacer lo que tu mano y tu plan habían predestinado a tomar. sitio.” Toda la intriga, toda la flagelación, todo el escupir, todos los golpes con varillas, toda la burla, todo el abandono de sus amigos, todas las espinas en su cabeza, todas las uñas en sus manos y pies, la espada en su costado. , peso de los pecados del mundo, todo de acuerdo con el plan de Dios. Para que veas el amor de Dios más gráficamente.

La respuesta más profunda de Dios al terrorismo y la calamidad es el sufrimiento y la muerte de su Hijo. Él entró en nuestro mundo caído de pecado, miseria y muerte. Llevaba en sí mismo la causa de todo: el pecado. Y compró con su muerte la cura para todo: el perdón y la alegría eterna en la era venidera.

En su nombre te invito, te insto, a que lo recibas como tu Salvador y Señor y el Tesoro supremo de tu vida.

 


© Dios que desea

Permisos: Se le permite y alienta a reproducir y distribuir este material en cualquier formato siempre que no modifique la redacción de ninguna manera y no cobre una tarifa más allá del costo de reproducción. Para la publicación en la web, se prefiere un enlace a este documento en nuestro sitio web. Cualquier excepción a lo anterior debe ser aprobada por Dios Deseador.

Incluya la siguiente declaración en cualquier copia distribuida: Por John Piper. © Deseando a Dios. Sitio web: desiringGod.org

Nota del editor: El siguiente artículo está extraído del libro de David Platt Radical: Recuperando tu fe del sueño americano ( Multnomah Publishers, Inc.)

“El pastor de megaiglesia más joven de la historia”.

Mientras disputaba esa afirmación, no obstante fue la etiqueta que me dieron cuando fui a pastorear una iglesia grande y próspera en el sur profundo: la Iglesia en Brook Hills en Birmingham, Alabama. Desde el primer día estuve inmerso en estrategias para hacer que la iglesia fuera más grande y mejor. Los autores que respeto mucho harían declaraciones como: “Decide qué tan grande quieres que sea tu iglesia y ve por ella, ya sean cinco, diez o veinte mil miembros”. Pronto mi nombre estaba cerca de la parte superior de la lista de pastores de las iglesias estadounidenses de más rápido crecimiento. Ahí estaba … viviendo el sueño de la iglesia americana.

Pero me encontré inquieto. Por un lado, mi modelo en el ministerio es un tipo que pasó la mayor parte de su tiempo de ministerio con doce hombres. Un tipo que, cuando dejó esta tierra, solo tenía unas 120 personas que realmente se quedaron y hicieron lo que él les dijo que hicieran. Más como una mini iglesia, de verdad. Jesucristo, el pastor de minichurch más joven de la historia.

Entonces, ¿cómo iba a reconciliar el hecho de que ahora estaba pastoreando a miles de personas con el hecho de que mi mejor ejemplo en el ministerio era conocido por rechazar a miles de personas? Cada vez que la multitud se hacía grande, él decía algo como: “A menos que comas la carne del Hijo del Hombre y bebas su sangre, no tienes vida en ti”. 1 No es exactamente la táctica más aguda para el crecimiento de la iglesia. Casi puedo imaginar las miradas en los rostros de los discípulos. “¡No, no es el discurso de bebe mi sangre! Nunca vamos a estar en la lista de los movimientos de más rápido crecimiento si sigues pidiéndoles que te coman”.

Al final de ese discurso, todas las multitudes se habían ido, y solo quedaban doce hombres. 2 Jesús aparentemente no estaba interesado en promocionarse ante las masas. Sus invitaciones a posibles seguidores eran claramente más costosas de lo que la multitud estaba dispuesta a aceptar, y parecía estar de acuerdo con eso. Se centró en cambio en los pocos que le creyeron cuando dijo cosas radicales. Y a través de su radical obediencia a él, cambió el curso de la historia en una nueva dirección.

Pronto me di cuenta de que estaba en un curso de colisión con una cultura de la iglesia estadounidense donde el éxito se define por grandes multitudes, presupuestos más grandes y edificios más grandes. Ahora me enfrentaba a una realidad sorprendente: Jesús realmente rechazó las cosas que la cultura de mi iglesia decía que eran más importantes. Entonces, ¿qué iba a hacer? Me encontré ante dos grandes preguntas.

El primero fue simple. ¿Iba a creerle a Jesús ? ¿Iba a abrazar a Jesús a pesar de que dijo cosas radicales que alejaron a las multitudes?

La segunda pregunta fue más desafiante. ¿Iba a obedecer a Jesús ? Mi mayor temor, incluso ahora, es escuchar las palabras de Jesús y alejarme, contento con conformarme con una obediencia menos que radical. En otras palabras, mi mayor temor es que haré exactamente lo que la mayoría de la gente hizo cuando se encontraron con Jesús en el primer siglo.

Por eso escribí este libro. Estoy en un viaje Pero estoy convencido de que no es solo un viaje para pastores. Estoy convencido de que estas preguntas son críticas para la comunidad de fe más grande en nuestro país hoy. Estoy convencido de que nosotros, como seguidores de Cristo en las iglesias estadounidenses, hemos abrazado valores e ideas que no solo son no bíblicos, sino que en realidad contradicen el evangelio que afirmamos creer. Y estoy convencido de que tenemos una opción.

Usted y yo podemos optar por continuar con los negocios habituales en la vida cristiana y en la iglesia en general, disfrutando del éxito basado en los estándares definidos por la cultura que nos rodea. O podemos mirar honestamente al Jesús de la Biblia y atrevernos a preguntar cuáles serían las consecuencias si realmente le creyéramos y realmente le obedeciéramos.

Te invito a unirte al viaje conmigo. No pretendo tener todas las respuestas. En todo caso, tengo más preguntas que respuestas. Pero si Jesús es quien dijo que es, y si sus promesas son tan gratificantes como lo dice la Biblia, entonces podemos descubrir que la satisfacción en nuestras vidas y el éxito en la iglesia no se encuentran en lo que nuestra cultura considera más importante sino en abandono radical a Jesús.

Charcos de lágrimas

Imagine todas las persianas cerradas en las ventanas de una habitación con poca luz. Veinte líderes de diferentes iglesias en el área se sentaron en círculo en el piso con sus Biblias abiertas. Algunos de ellos tenían sudor en la frente después de caminar por millas para llegar allí. Otros estaban sucios por el polvo en los pueblos de donde habían salido en bicicleta esa mañana.

Se habían reunido en secreto. Habían venido intencionalmente a este lugar en diferentes momentos durante la mañana para no llamar la atención sobre el tema que estaba ocurriendo. Vivían en un país de Asia donde es ilegal para ellos reunirse como esta. Si son atrapados, podrían perder sus tierras, sus trabajos, sus familias o sus vidas.

Escuché cuando comenzaron a compartir historias de lo que Dios estaba haciendo en sus iglesias. Un hombre se sentó en la esquina. Tenía un cuerpo fuerte y se desempeñaba como jefe de seguridad, por así decirlo. Cada vez que se escuchaba un golpe en la puerta o se hacía un ruido fuera de la ventana, todos en la habitación se congelaban por la tensión cuando este hermano se acercaba. Asegúrate de que todo esté bien. Mientras hablaba, su apariencia dura pronto reveló un corazón tierno.

“Algunas de las personas en mi iglesia han sido alejadas por un culto”, dijo. Este culto en particular es conocido por secuestrar a creyentes, llevarlos a lugares aislados y torturarlos. Hermanos y hermanas que se cortan la lengua de la boca no es infrecuente.

Mientras compartía sobre los peligros que enfrentaban los miembros de su iglesia, las lágrimas brotaron de sus ojos. “Me duele”, dijo, “y necesito la gracia de Dios para guiar a mi iglesia a través de estos ataques”.

Una mujer al otro lado de la habitación habló a continuación. “Algunos de los miembros de mi iglesia fueron confrontados recientemente por funcionarios del gobierno”. Ella continuó: “Amenazaron a sus familias, diciendo que si no dejaban de reunirse para estudiar la Biblia, iban a perder todo lo que tenían”. Ella pidió oración, diciendo: “Necesito saber cómo guiar a mi iglesia a seguir a Cristo, incluso cuando les cuesta todo”.

Al mirar alrededor de la habitación, vi que todos estaban llorando. Las luchas expresadas por este hermano y hermana no fueron aisladas. Todos se miraron y dijeron: “Tenemos que rezar”. Inmediatamente se arrodillaron y, con la cara en el suelo, comenzaron a clamar a Dios. Sus oraciones estuvieron menos marcadas por un grandioso lenguaje teológico y más por sinceras alabanzas y súplicas.

“Oh Dios, gracias por amarnos”.

“Oh Dios, te necesitamos”.

“Jesús, te entregamos nuestras vidas por ti y por ti”.

“Jesús, confiamos en ti”.

Lloraron audiblemente ante Dios mientras un líder tras otro rezaba. Después de aproximadamente una hora, la habitación quedó en silencio y se levantaron del suelo. Humillado por lo que acababa de ser parte, vi charcos de lágrimas en un círculo alrededor de la habitación.

En los días desde entonces, Dios me ha dado muchas otras oportunidades para reunirme con creyentes en iglesias subterráneas en casas en Asia. Hombres y mujeres arriesgan todo para seguir a Cristo.

Hombres como Jian, un médico asiático que dejó su exitosa clínica de salud y ahora arriesga su vida y la de su esposa y sus dos hijos para brindar atención médica a las aldeas empobrecidas mientras entrena secretamente a toda una red de líderes de iglesias en casas .

Las mujeres como Lin, que enseña en un campus universitario donde es ilegal difundir el evangelio. Se reúne en secreto con estudiantes universitarios para hablar sobre los reclamos de Cristo, aunque podría perder su sustento por hacerlo.

Adolescentes como Shan y Ling, que han sido enviados de iglesias en sus aldeas para someterse a un estudio intensivo y preparación para llevar el evangelio a partes de Asia donde no hay iglesias.

Ling me dijo: “Le dije a mi familia que probablemente nunca volveré a casa. Voy a ir a lugares difíciles para dar a conocer el Evangelio, y es posible que pierda la vida en el proceso”.

Shan agregó: “Pero nuestras familias entienden. Nuestras madres y padres han estado en prisión por su fe, y nos han enseñado que Jesús es digno de toda nuestra devoción”.

Una escena diferente

Tres semanas después de mi tercer viaje a iglesias en casas subterráneas en Asia, comencé mi primer domingo como pastor de una iglesia en Estados Unidos. La escena fue muy diferente. Las habitaciones con poca luz ahora fueron reemplazadas por un auditorio con luces de estilo teatro. En lugar de viajar por los a pie o en bicicleta para reunirse para adorar, habíamos llegado en vehículos por valor de millones de dólares. Vestidos con nuestra ropa fina, nos sentamos en nuestras sillas acolchadas.

Para ser honesto, no había mucho en juego. Muchos habían venido porque esta era su rutina normal. Algunos habían venido simplemente para ver al nuevo pastor. Pero ninguno había arriesgado sus vidas.

Esa tarde, multitudes llenaron el estacionamiento de nuestro extenso campus de iglesia multimillonario. Las mamás, los padres y sus hijos saltaron a los juegos inflables. Se estaban discutiendo planes para usar el terreno abierto adyacente para construir campos e instalaciones de recreación de última generación para apoyar más eventos como este.

Por favor, no entiendan esta escena. Estaba lleno de cristianos maravillosos, bien intencionados y creyentes en la Biblia que querían darme la bienvenida y disfrutar el uno del otro. Gente como tú y gente como yo, que simplemente desean comunidad, quieren participar en la iglesia y creen que Dios es importante en sus vidas. Pero como un nuevo pastor comparando las imágenes que me rodeaban ese día con las imágenes aún frescas en mi mente de hermanos y hermanas en el otro lado del mundo, no pude evitar pensar que en algún momento del camino habíamos perdido lo radical de nuestro fe y lo reemplazó con lo que es cómodo. Nos estábamos conformando con un cristianismo que gira en torno a atendernos a nosotros mismos cuando el mensaje central del cristianismo es en realidad abandonarnos a nosotros mismos.

Hablar a las personas de no seguir a Cristo

Al final de Lucas 9, encontramos una historia sobre tres hombres que se acercaron a Jesús, ansiosos por seguirlo. Sin embargo, de manera sorprendente, Jesús parece haber tratado de disuadirlos de hacerlo.

El primer chico dijo: “Te seguiré donde sea que vayas”.

Jesús respondió: “Los zorros tienen agujeros y las aves del cielo tienen nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza”. 3 En otras palabras, Jesús le dijo a este hombre que podía esperar la falta de vivienda en el viaje por delante. Los seguidores de Cristo no tienen garantizado que incluso su necesidad básica de refugio sea satisfecha.

El segundo hombre le dijo a Jesús que su padre acababa de morir. El hombre quería regresar, enterrar a su padre y luego seguir a Jesús.

Jesús respondió: “Deja que los muertos entierren a sus muertos, pero tú ve y proclama el reino de Dios”. 4

Recuerdo claramente el momento en que mi propio padre murió inesperadamente de un ataque al corazón. En medio de la inmensa pesadez de los días que siguieron y el profundo deseo de mi corazón de honrar a mi padre en su funeral, no puedo imaginar escuchar estas palabras de Jesús: “Ni siquiera vayas al funeral de tu padre. Hay cosas más importantes que hacer “.

Un tercer hombre se acercó a Jesús y le dijo que quería seguirlo, pero antes de hacerlo, quería despedirse de su familia.

Jesús no lo dejó. Le dijo al hombre: “Nadie que ponga su mano en el arado y mire hacia atrás es apto para el servicio en el reino de Dios”. 5 En pocas palabras, una relación con Jesús requiere una devoción total, superior y exclusiva.

Quedarse sin hogar.

Deja que alguien más entierre a tu papá.

Ni siquiera te despidas de tu familia.

¿Es sorprendente que, por todo lo que podemos decir en Lucas 9, Jesús tuvo éxito en persuadir a estos hombres para que no lo siguieran?

La primera vez que escuché este texto predicado, fue de los labios del Dr. Jim Shaddix. Era mi profesor de predicación, y me había mudado a Nueva Orleans específicamente para estudiar con él. Poco después de llegar allí, el Dr. Shaddix me invitó a viajar con él a un evento en el que estaba hablando. Me senté en la primera fila en una multitud de cientos de personas, y escuché su sermón comenzar.

“Esta noche mi objetivo es convencerte de que no sigas a Jesús”.

Mis cejas se arquearon con asombro y confusión. ¿Qué estaba pensando? ¿Qué estaba pensando yo? Acababa de mudar mi vida a Nueva Orleans para estudiar con un tipo que convence a la gente de que no siga a Jesús.

El Dr. Shaddix predicó el sermón exactamente como lo describe Lucas 9, dando advertencias a los discípulos potenciales sobre lo que implica seguir a Jesús. Al final, invitó a personas que querían seguir a Cristo para que bajaran al frente. Para mi sorpresa, muchos en la multitud se levantaron de sus asientos y bajaron. Me quedé estupefacto y comencé a pensar, Así que esto es solo una táctica de predicación, una especie de psicología inversa santificada. Y funciona. Dígales que va a convencerlos de que no sigan a Jesús, y ellos responderán en masa.

Decidí que lo iba a probar.

La próxima semana estaba predicando en un evento juvenil. Siguiendo el ejemplo del Dr. Shaddix, me puse orgullosamente de pie antes de que los estudiantes se reunieran esa noche y anuncié: “Mi objetivo esta noche es convencerlos de no seguir a Jesús”. Pude ver a los líderes del evento levantar las cejas con preocupación, pero sabía lo que estaba haciendo. Después de todo, había estado en el seminario unas semanas, y había visto esto antes. Entonces prediqué el mensaje y luego invité a los estudiantes que querían seguir a Cristo a presentarse.

Aparentemente tuve más éxito en predicar ese mensaje que el Dr. Shaddix. Digamos que estuve solo en el frente por un tiempo hasta que finalmente el líder que organizó el evento decidió que era hora de que lo llamara una noche. Por alguna razón nunca fui invitado de regreso.

Al contrario de lo que podría haber pensado sobre Lucas 9, Jesús no estaba usando un truco para obtener más seguidores. Él estaba dejando clara y audazmente desde el principio que si lo sigues, abandonas todo: tus necesidades, tus deseos, incluso tu familia.

Abandono radical

Los eventos de Lucas 9 tampoco fueron incidentes aislados en la vida de Jesús. En otra ocasión, cuando estaba rodeado de una multitud de seguidores ansiosos, Jesús se volvió hacia ellos y comentó: “Si alguien viene a mí y no odia a su padre y madre, a su esposa e hijos, a sus hermanos y hermanas, sí, incluso a su propia vida “No puede ser mi discípulo”. 6 Imagina escuchar esas palabras de un oscuro maestro judío en el primer siglo. Nos perdió a la mayoría de nosotros en hola .

Pero luego continuó: “Cualquiera que no lleve su cruz y me siga no puede ser mi discípulo”. 7 Ahora esto lo está llevando a otro nivel. Toma un instrumento de tortura y sígueme. Esto se está volviendo extraño … y un poco espeluznante. Imagine que un líder entra en escena hoy e invita a todos los que vendrían después de él a recoger una silla eléctrica y convertirse en su discípulo. ¿Ningún arrendatario?

Como si esto no fuera suficiente, Jesús terminó su súplica sensible al buscador con una conclusión de atracción. “Cualquiera de ustedes que no renuncie a todo lo que tiene no puede ser mi discípulo”. 8 Renuncia a todo lo que tienes, lleva una cruz y odia a tu familia. Esto suena muy diferente a “Admitir, creer, confesar y rezar una oración después de mí”.

Y eso todavía no es todo. Considere Mark 10, otra vez que apareció un seguidor potencial. Aquí había un chico que era joven, rico, inteligente e influyente. Era una perspectiva principal, por decir lo menos. No solo eso, sino que estaba ansioso y listo para partir. Vino corriendo hacia Jesús, se inclinó a sus pies y dijo: “¿Qué debo hacer para heredar la vida eterna?” 9

Si estuviéramos en los zapatos de Jesús, probablemente estaríamos pensando que esta es nuestra oportunidad. Un simple “Ora esta oración, firma esta tarjeta, inclina la cabeza y repite después de mí”, y este chico está dentro. Luego piensa en lo que puede hacer un tipo como este con toda su influencia y prestigio. circuito. Puede comenzar a compartir su testimonio, firmar libros, recaudar dinero para la causa. Este es un nobrainer, tenemos que meterlo.

Desafortunadamente, Jesús no tenía los libros de evangelismo personal que tenemos hoy que nos dicen cómo dibujar la red y cerrar la venta. En cambio, Jesús le dijo una cosa: “Ve, vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo. Luego ven, sígueme”. 10

¿Qué estaba pensando? Jesús había cometido el clásico error de dejar escapar al pez gordo. El costo fue demasiado alto.

Sin embargo, el tipo de abandono que Jesús le pidió al joven rico está en el centro de la invitación de Jesús a lo largo de los Evangelios. Incluso su simple llamado en Mateo 4 a sus discípulos, “Sígueme”, contenía implicaciones radicales para sus vidas. Jesús los estaba llamando a abandonar sus comodidades, todo lo que les era familiar y natural para ellos.

Los estaba llamando a abandonar sus carreras. Estaban reorientando el trabajo de toda su vida alrededor del discipulado a Jesús. Sus planes y sueños ahora se estaban tragando en los suyos.

Jesús los estaba llamando a abandonar sus posesiones. “Deje caer sus redes y sus comercios como pescadores exitosos”, decía en efecto.

Jesús los estaba llamando a abandonar a su familia y sus amigos. Cuando James y John dejaron a su padre, vemos que las palabras de Jesús en Lucas 14 cobran vida.

Finalmente, Jesús los estaba llamando a abandonarse a sí mismos. Dejaron certeza para la incertidumbre, seguridad para el peligro, autoconservación para la autodeclaración. En un mundo que premia a uno mismo, estaban siguiendo a un maestro que les dijo que se crucificaran. Y la historia nos dice el resultado. Casi todos perderían la vida porque respondieron a su invitación.

¿Qué hay de nosotros?

Pongámonos en la piel de estos ansiosos seguidores de Jesús en el primer siglo. ¿Qué pasaría si fuera el discípulo potencial a quien se me dice que deje caer mis redes? ¿Qué pasaría si fueras el hombre a quien Jesús le dijo que ni siquiera se despidiera de su familia? ¿Qué pasa si se nos dice que odiemos a nuestras familias y que renunciemos a todo lo que tenemos para seguir a Jesús?

Aquí es donde nos encontramos cara a cara con una realidad peligrosa. Tenemos que renunciar a todo lo que tenemos para seguir a Jesús. Tenemos que amarlo de una manera que haga que nuestras relaciones más cercanas en este mundo parezcan odio. Y es muy posible que nos diga que vendamos todo lo que tenemos y se lo demos a los pobres.

Pero no queremos creerlo. Tenemos miedo de lo que podría significar para nuestras vidas. Entonces racionalizamos estos pasajes. “Jesús realmente no nos dijo que no enterráramos a nuestro padre o nos despidiéramos de nuestra familia. Jesús no quiso literalmente vender todo lo que tenemos y dárselo a los pobres. Lo que Jesús realmente quiso decir fue …”

Y aquí es donde debemos hacer una pausa. Porque estamos empezando a redefinir el cristianismo. Estamos cediendo a la peligrosa tentación de tomar al Jesús de la Biblia y torcerlo en una versión de Jesús con la que nos sentimos más cómodos.

Un buen Jesús americano de clase media. Un Jesús que no le importa el materialismo y que nunca nos llamaría para regalar todo lo que tenemos. Un Jesús que no esperaría que abandonemos nuestras relaciones más cercanas para que reciba todo nuestro afecto. Un Jesús que está bien con una devoción nominal que no infringe nuestras comodidades, porque, después de todo, nos ama tal como somos. Un Jesús que quiere que estemos equilibrados, que quiere que evitemos los extremos peligrosos y que, de hecho, quiere que evitemos el peligro por completo. Un Jesús que nos brinda consuelo y prosperidad a medida que vivimos nuestro giro cristiano en el sueño americano.

¿Pero tú y yo nos damos cuenta de lo que estamos haciendo en este momento? Estamos moldeando a Jesús a nuestra imagen. Está empezando a parecerse mucho a nosotros porque, después de todo, es con quien nos sentimos más cómodos. Y el peligro ahora es que cuando nos reunimos en los edificios de nuestra iglesia para cantar y levantar nuestras manos en adoración, es posible que no estemos adorando al Jesús de la Biblia. En cambio, podemos estar adorando a nosotros mismos.

El costo del no discipulado

Dietrich Bonhoeffer, un teólogo alemán que lucha por seguir a Cristo en medio del dominio nazi, escribió uno de los grandes libros cristianos del siglo XX. En él escribió que la primera llamada que cada cristiano experimenta es “la llamada a abandonar los apegos de este mundo”. El tema del libro se resume en una potente oración: “Cuando Cristo llama a un hombre, le ordena que venga y muera”. 11 Bonhoeffer tituló acertadamente su libro El costo del discipulado .

Basado en lo que hemos escuchado de Jesús en los Evangelios, tendríamos que estar de acuerdo en que el costo del discipulado es grande. Pero me pregunto si el costo del no discipulado es aún mayor.

El precio es ciertamente alto para las personas que no conocen a Cristo y que viven en un mundo donde los cristianos retroceden de la fe que se niega a sí misma y se establecen en la fe que se entrega a sí misma. Mientras que los cristianos eligen pasar sus vidas cumpliendo el sueño americano en lugar de dar sus vidas para proclamar el reino de Dios, literalmente miles de millones en necesidad del evangelio permanecen en la oscuridad.

Solo unos meses antes de convertirme en pastor, me paré en la cima de una montaña en el corazón de Hyderabad, India. Este punto alto de la ciudad albergaba un templo para dioses hindúes. Olí las ofrendas que se habían dado a los dioses de madera detrás de mí. Vi masas llenas delante de mí. En cada dirección en la que giraba, vislumbraba un centro urbano lleno de millones y millones de personas.

Y luego me golpeó. La abrumadora mayoría de estas personas nunca habían escuchado el evangelio. Ofrecen sacrificios religiosos día tras día porque nadie les ha dicho que, en Cristo, el sacrificio final ya se ha ofrecido en su nombre. Como resultado, viven sin Cristo, y si nada cambia, morirán también sin él.

Mientras estaba parado en esa montaña, Dios se apoderó de mi corazón e inundó mi mente con dos palabras resonantes: “Despierta”. Despiértate y date cuenta de que hay cosas infinitamente más importantes en tu vida que el fútbol y un 401 (k) . Despierta y date cuenta de que hay batallas reales para librar, tan diferentes de las “batallas” superficiales y sin sentido en las que te enfocas. Despierta con las innumerables multitudes que actualmente están destinadas a una eternidad sin Cristo.

El precio de nuestro no discipulado es alto para aquellos sin Cristo. Es alto también para los pobres de este mundo.

Considere el costo cuando los cristianos ignoran las órdenes de Jesús de vender sus posesiones y dar a los pobres y en su lugar optan por gastar sus recursos en mejores comodidades, casas más grandes, autos más agradables y más cosas. Considere el costo cuando estos cristianos se reúnen en iglesias y optan por gastar millones de dólares en bonitos edificios para conducir, sillas acolchadas para sentarse y un sinfín de programas para disfrutar por sí mismos. Considere el costo para las multitudes hambrientas que se sientan fuera de la puerta de la riqueza cristiana contemporánea.

Recuerdo cuando me estaba preparando para hacer mi primer viaje a Sudán en 2004. El país todavía estaba en guerra, y la región de Darfur en el oeste de Sudán acababa de empezar a ser noticia. Un par de meses antes de que nos fuéramos, recibí una publicación cristiana de noticias por correo. La portada tenía dos titulares uno al lado del otro. No estoy seguro de si el editor planeó que estos titulares en particular estuvieran uno al lado del otro o si simplemente lo perdió de una manera realmente mala.

A la izquierda, un titular decía: “La Primera Iglesia Bautista celebra el nuevo edificio de $ 23 millones”. Siguió un largo artículo celebrando el nuevo y costoso santuario de la iglesia. El exquisito mármol, el intrincado diseño y las hermosas vidrieras se describieron con todo detalle.

A la derecha había un artículo mucho más pequeño. El titular de la misma decía: “La ayuda bautista ayuda a los refugiados sudaneses”. Sabiendo que estaba a punto de ir a Sudán, me llamó la atención. El artículo describía cómo 350,000 refugiados en el oeste de Sudán morían de desnutrición y podrían no vivir hasta fin de año. Explicó brevemente su difícil situación y sus sufrimientos. La última oración decía que los bautistas habían enviado dinero para ayudar a aliviar el sufrimiento de los sudaneses. Estaba emocionado hasta llegar a la cantidad.

Ahora, recuerda lo que estaba a la izquierda: “La Primera Iglesia Bautista celebra el nuevo edificio de $ 23 millones”. A la derecha, el artículo decía: “Los bautistas han recaudado $ 5,000 para enviar a los refugiados en el oeste de Sudán”.

Cinco mil dólares.

Eso no es suficiente para llevar un avión a Sudán, mucho menos una gota de agua para las personas que lo necesitan.

Veintitrés millones de dólares para un santuario elaborado y cinco mil dólares para cientos de miles de hombres, mujeres y niños hambrientos, la mayoría de los cuales morían separados de la fe en Cristo.

¿Dónde nos hemos equivocado?

¿Cómo llegamos al lugar donde esto es realmente tolerable?

De hecho, el costo del no discipulado es grande. El costo de los creyentes que no toman a Jesús en serio es enorme para aquellos que no conocen a Cristo y devastador para los que mueren de hambre y sufren en todo el mundo. Pero el costo del no discipulado no es pagado únicamente por ellos. Es pagado por nosotros también.

Una llamada al tesoro

¿Captó lo que dijo Jesús cuando le dijo al hombre rico que abandonara sus posesiones y se lo diera a los pobres? Escuche nuevamente, particularmente la segunda mitad de la invitación de Jesús: “Ve, vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo “. 12 Si no tenemos cuidado, podemos malinterpretar estas declaraciones radicales de Jesús en los Evangelios y comenzar a pensar que él no quiere lo mejor para nosotros. Pero lo hace. Jesús no estaba tratando de despojar a este hombre de todo su placer. En cambio, le estaba ofreciendo la satisfacción del tesoro eterno. Jesús decía: “Será mejor, no solo para los pobres, sino también para ti, cuando abandones las cosas a las que te aferras”.

Vemos lo mismo en Mateo 13. Allí Jesús les dice a sus discípulos: “El reino de los cielos es como un tesoro escondido en un campo. Cuando un hombre lo encontró, lo ocultó nuevamente, y luego en su alegría fue y vendió todo lo que tenía y compró ese campo “. 13

Me encanta esta foto. Imagínese caminando en un campo y tropezando con un tesoro que es más valioso que cualquier otra cosa para la que pueda trabajar o encontrar en esta vida. Es más valioso que todo lo que tiene ahora o tendrá en el futuro.

Miras a tu alrededor y notas que nadie más se da cuenta de que el tesoro está aquí, así que lo cubres rápidamente y te alejas, fingiendo que no has visto nada. Vas a la ciudad y comienzas a vender todas tus posesiones para tener suficiente dinero para comprar ese campo. El mundo piensa que estás loco. “¿Qué estás pensando?” tus amigos y familiares te preguntan.

Usted les dice: “Estoy comprando ese campo allí”.

Te miran con incredulidad. “Esa es una inversión ridícula”, dicen. “¿Por qué estás regalando todo lo que tienes?”

Respondes: “Tengo una corazonada” y sonríes para ti mismo mientras te alejas.

Sonríes porque lo sabes. Sabes que al final no estás regalando nada en absoluto. En cambio estás ganando. Sí, estás abandonando todo lo que tienes, pero también estás ganando más de lo que podrías haber obtenido de otra manera. Entonces, con alegría, ¡con alegría !, lo vendes todo, lo abandonas todo. ¿Por qué? Porque has encontrado algo por lo que vale la pena perder todo lo demás.

Esta es la imagen de Jesús en el evangelio. Él es algo, alguien, por lo que vale la pena perderlo todo. Y si nos alejamos del Jesús del evangelio, nos alejamos de las riquezas eternas. El costo del no discipulado es profundamente mayor para nosotros que el costo del discipulado. Porque cuando abandonamos las baratijas de este mundo y respondemos a la invitación radical de Jesús, descubrimos el tesoro infinito de conocerlo y experimentarlo.

¿Vale la pena?

Esto nos lleva a la pregunta crucial para cada profesante o seguidor potencial de Jesús: ¿Realmente creemos que vale la pena abandonarlo todo? ¿Realmente creemos que Jesús es tan bueno, tan satisfactorio y tan gratificante que dejaremos todo lo que tenemos y todo lo que poseemos y todo lo que somos para encontrar nuestra plenitud en él? ¿Le creemos usted y yo lo suficiente como para obedecerlo y seguirlo a donde sea que él dirija, incluso cuando las multitudes en nuestra cultura, y tal vez en nuestras iglesias, se vuelven para otro lado?

En este libro quiero mostrarte que, con las mejores intenciones, en realidad nos hemos alejado de Jesús. En muchas áreas, hemos aceptado ciega e inconscientemente valores e ideas que son comunes en nuestra cultura pero que son antitéticos al evangelio que él enseñó. Aquí nos encontramos en medio de un sueño americano dominado por el progreso personal, la autoestima y la autosuficiencia, por el individualismo, el materialismo y el universalismo. Sin embargo, quiero mostrarle nuestra desesperada necesidad de volver a visitar las palabras de Jesús, escucharlas, creerlas y obedecerlas. Necesitamos regresar con urgencia a un evangelio bíblico, porque el costo de no hacerlo es grande para nuestras vidas, nuestras familias, nuestras iglesias y el mundo que nos rodea.

Como mencioné anteriormente, tengo más preguntas que respuestas. Y cada día veo más desconexiones entre el Cristo de las Escrituras y el cristianismo que caracteriza mi vida y la iglesia que Dios me ha confiado para liderar. Tengo mucho camino por recorrer, tenemos mucho por recorrer.

Pero quiero conocerlo. Quiero experimentarlo Quiero ser parte de una gente que se deleita en él como los hermanos y hermanas en el Asia subterránea que no tienen nada más que él. Y quiero ser parte de un pueblo que lo está arriesgando todo por él.